Sustos a dormidos

scream-horror.jpg.482x490_q71_crop-smart
https://www.fromthegrapevine.com

Nada me hace más gracia que ver videos de sustos a dormidos, y nada me puede dar más miedo que pensar que me lo puedan hacer a mí. Un susto a un dormido es lo más divertido para el que lo observa, y lo más criminal para el que lo sufre.

Tengo que reconocerlo, en mis ratos libres me gusta ver videos de Youtube donde dan sustos a gente que está durmiendo. En especial me atraen los que rozan el paro cardíaco. Esos donde hay petardos, explosiones, sonidos huecos, cacerolazos, disparos y ruidos estridentes. Que manera de reír (mientras no me lo hagan a mí).

Para amenizar el post os dejo una pequeña compilación PINCHANDO AQUÍ

Sustos a dormidos ¿Broma pesada o justicia poética?

Soy de esos que hace unos años era un gran amante de este tipo de putadas. Y además tenía un cerebro privilegiado para prepararlas. A día de hoy he madurado, o eso creo, y ahora hasta me dan pena los que las sufren. Pero mi «yo» interior dice que cuando mis hijos alcancen cierta edad, voy a volver a pasármelo pipa. De hecho no os voy a engañar, ya tengo preparado algún sustito que otro, pero quiero esperar a que crezcan para que no esté tipificado en el código penal.

Siento mucho que parezca tan cruel, pero el ser humano es así, no conocemos el humor del todo si no tiene un pequeño trasfondo coloreado de malicia. Nos gusta mucho reirnos de las «desgracias» de los demás y nunca queremos pagar el peaje de sufrir ninguna broma. Pero estoy seguro de que a todos nos llega el día. Solamente tenemos que sentarnos en el sofá, echar una cabezadita y esperar a que un alma sin compasión se cruce con nosotros en la misma estancia. El resto depende de la originalidad de quien piense lo que va a hacer contigo.

Sed felices 😉

2 comentarios

  1. A mí me flipan los de sustos a bebés, jajajaja o mascotas (gatos con plátanos, por ejemplo).
    ¿Somos crueles por disfrutar viendo putadas?
    Hoy leí una noticia sobre la condena a una mujer que grabó con su teléfono cómo caía su asistenta desde un séptimo piso (no se mató, por suerte) Pero da que pensar.
    Un saludo!

Deja un comentario