Karl Landsteiner

Tengo que decir en mi contra que he sabido de la existencia de Karl Landsteiner gracias a un hilo de Twitter. En ocasiones la vida es así y hasta aprendes cosas nuevas con la ayuda de las redes sociales. Ver para creer.

Si bien el descubrimiento ha sido de lo más educativo y sorprendente. Y se podría decir que este post se ha ido configurando a medida que avanzaba mi curiosidad por el personaje en cuestión.

Karl Landsteiner: Salvador de vidas anónimas.

landsteiner-wk-commons

Este buen hombre, de bigote prominente y mirada desafiante, es conocido por ser el descubridor de los grupos sanguíneos. Esos por los que solo os preocupáis cuando vais a donar sangre a cambio de un zumo barato y un sandwich de nocilla. Que ya nos conocemos…

El bueno de Karl nació en Viena un 14 de junio de 1868. Al terminar sus estudios de medicina en la ciudad donde nació, comenzó a trabajar en los laboratorios de química médica de Zúrich, donde suponemos que le cogió el gustito a mezclar cosas…ya lo entenderéis.

Ocupando una cátedra de anatomía patológica en la Universidad de Viena, Karl Landsteiner hizo co-descubrimientos importantes como el carácter infeccioso de la poliomielitis. Además, se dedicaba a enseñar anatomía patológica en la misma Universidad,

Un buen día, mientras estudiaba la genética de la sangre humana, observó que al mezclar la sangre de dos personas,  los glóbulos rojos  se iban de fiesta y hacían cositas raras, (aquí el video explicativo, adaptado a edad mental del público que me suele leer).

El estudio de los grupos sanguíneos por Karl Landsteiner

Analizó la sangre de 22 personas, incluyendo la suya y la de cinco amiguetes del laboratorio con los que solía salir de cañas. Tras hacer varias cosas de científicos, en el estudio de los grupos sanguíneos, descubrieron 3 diferentes. Les pusieron el complicado nombre de A, B y O.

Que digo yo, que ya que te pones a mezclar sangres, complícate un poquito la vida con los nombres. Por ejemplo, yo que se,  GRYFFINDOR, HUFFLEPUF, SLYTHERIN y RAVENCLAW. Imaginaros el tema, la gente llegaría a los hospitales con otra cara. Buenos días ¿De que grupo sanguíneo eres?  Yo de Griffindooooooorrrrr, y toda la sala de donaciones aplaudiendo a los suyos. Emocionante, si.

Un cuarto grupo sanguíneo

Un tiempo más tarde, dos estudiantes de la clase del profesor Karl Landsteiner, descubrirían un cuarto grupo sanguíneo, lo que viene siendo una herencia educativa. Esto fue un avance muy importante, científicamente hablando, puesto que hasta entonces se habían hecho transfusiones sin control alguno, y claro, un tanto por ciento muy alto «doblaba la servilleta», que diría mi abuelo.

Incluso hay escritos que demuestran que se realizaron transfusiones sanguíneas de animales a hombres, y no os lo vais a creer, pero si, también palmaban.

Al bueno de Karl, este descubrimiento, y otros que vendrían después, le valieron un más que merecido Premino Nobel en 1930, y que un cráter lunar con forma de cuenco lleve su nombre (esto es verídico)

Sed felices 😉

Un comentario

Deja un comentario