Tutorías colegiales y otros festivales

Redefinir las tutorías escolares

Hay varios momentos en los que a ciertas personas les gusta sacar lo mejor de sí mismas. En mi opinión, son 3 los lugares concretos en los que sabemos donde están nuestros límtes, aunque a veces los sobrepasemos. Los diré por orden: Las fiestas de navidad, las juntas de vecinos y las tutorías del colegio.

Hoy amigos, solo os voy a hablar de las tutorías, ya que con los otros temas estoy pensando si me da para libro. Esas reuniones obligatorias para unos, y necesarias para otros, en la que los padres se comportan de diferentes maneras. Situémonos.

Imagen de Gerd Altmann en Pixabay

 

Este tipo de tutorías, para quien no lo sepa, son una especie de juntas de vecinos pero los asistentes son los otros padres del colegio. La profesora (en mi caso) de primaria, nos reúne a todos para dejarnos claro que a los niños no se les van a poner muchos deberes para casa, pero que nosotros, en cambio, vamos a estar todo el año haciendo el soplagaitas. Que tenemos mucho tiempo libre, y eso no puede ser. Por el camino del curso irán llegando el libro viajero, el muñeco viajero, la flauta viajera, el compañero de pupitre viajero… y un sinfín de actividades que en el mejor de los casos no estresarán a nadie de la familia, y con eso nos conformamos.

A parte, también nos dan las directrices a seguir sobre la importancia de la puntualidad a la hora de llegar a clase. Debemos recordar que no le puede faltar el uniforme, la camiseta, las pinturas de colores, el vaso para el agua, la caja de herramientas, las tijeras de podar, un diccionario de servocroata y todas esas cosas habituales y necesarias para que unos niños de 6 años asistan al colegio.

Cuando ya parece que todo ha terminado, la profesora deja un turno para los ruegos y las preguntas que, de forma habitual, no se suele rellenar más que con un silencio y algún que otro murmullo, salvo excepciones que os explicaré más abajo.

 

Tipos de padres y madres que frecuentan las tutorías

Para que entendáis lo que pueden dar de sí estas reuniones, os voy a desgranar las especies de padres que las frecuentan. El abanico de posibilidades es muy extenso y son muchos los tipos de padres que merodean las instalaciones escolares en los días de tutoría.

Imagen de stephaniesharp1997 en Pixabay

 

  • Mamá veterana: En toda reunión de padres que se precie tiene que haber como mínimo una o dos mamás veteranas. Hacen alarde con frecuencia de que ya saben de que se va a hablar. Su hijo o hija mayor ya pasaron por este curso, y te hacen saber unas veintitrés veces que ellas solo vienen por cumplir, y que si no entiendes algo, ya te lo explicarán a la salida. Gozan de cierto compadreo con la profesora. Se chocan el puño con ella en plan pandillero.
  • Mamá y papá novato: Es su primera reunión, de hecho llegan a la clase de milagro, porque no saben ni donde está el aula de su retoño. Cuando llegan se sientan atrás del todo. Se les puede identificar porque a veces llevan hasta papel y boli para tomar apuntes. Se han dado casos en los que no han encontrado la salida del colegio.
  • Papá despistado: Va a la reunión porque mamá no ha podido ir por temas laborales. Literalmente no tiene ni puta idea de lo que hace allí. Él ha ido porque se lo han dicho, pero se hubiera presentado de la misma guisa en un casting de la Ruleta de la Fortuna.
  • Mamá despistada: NO EXISTE, y si veis alguna, se lo está haciendo.
  • Mamá y papá con aspecto de interés: Es a lo que muchos aspiramos. Queremos dar la imagen de estar al corriente de todo lo que se habla en la tutoría. Asentimos con la cabeza mientras de reojo miramos alrededor para ver que hay más de un gilipollas como tú.
  • Papá pasota: Le da igual todo. Se pega la reunión entera controlando sus negocios por el móvil, leyendo el Marca o visitando su perfil de Twitter. En ocasiones levanta la cabeza.
  • Mamá profesional: Es profesora en otro colegio. Hace preguntas del estilo: ¿(Inserta nombre de profesor@) crees que el alumnado está al día en el programa anual sobre su desarrollo cognitivo y conductual, respecto a la media general de otros cursos?
  • Papá o mamá delegados de clase: Es el listillo de turno al que todos eligen para ser el portavoz de los padres. Si es el hombre, suele hacerse el gracioso, aunque no lo sea. Si es mujer, es listilla o madre veterana, o sea, muy listilla.
  • Mamá preguntona: La tutoría llega a su fin. Por norma general, después de hora y media de reunión hay ganas de irse a casa. Pero ojo, puede aparecer una mamá preguntona y estaréis jodidos. Cómo mínimo se os alarga media hora más, en el mejor de los casos.
  • Mamá y papá after hour: Pandilla de papis chulis que toman algo después de las tutorías. Suelen ir en grupo. Algunas tutorías acaban en despedidas de soltero.

Podría describiros algunos más, pero lo cierto es que no me apetece y se me está alargando mucho la entrada. Pero con esta pequeña lista os dejo una buena base de aquellos padres que os podéis encontrar en una tutoría.

Solo os daré un último consejo para que sepáis sobrellevar estas reuniones. Nunca, y cuando digo nuca, es nunca, digais la famosa frase «Creo que hablo en nombre de todos cuando digo…». Tenéis que recordar que estamos viviendo en la era de los ofendiditos, y esto os puede pasar factura.

Sed felices;)

6 comentarios

    • Me encantó!!!! Siempre detesté las reuniones de padres y las obviedades que preguntaban. Tuve la suerte que para la organizaciòn de cena de egresados entraba a trabajar a la Biblio 18 hs. Así que en la primera dije: estoy de acuerdo con todo, yo entro a trabajar.
      Abrazo!!!!!!

      • Son horribles. Se podrían resumir en 5 frases. Un lugar donde nadie quiere estar, pero todos desean aparentar lo contrario. Ahora le llaman postureo… Gracias por pasarte.

Deja un comentario