Barrio Sésamo, el lugar dónde crecí

Si digo «Barrio Sésamo» y se te escapa una sonrisa, significa que tienes 40 años de edad o te aproximas por arriba o por abajo. Y que además, la que te nombro  ha sido una etapa de tu infancia en la que muchas tardes tan solo consistían en salir del colegio, ir corriendo a casa para recoger la merienda y encender el televisor.

Esta serie de tele-teatro que se retransmitió en nuestro país durante 21 años, dejó para el recuerdo una multitud de personajes, aventuras, e historias. Ahora aparecen en la memoria de muchos niños como algo lejano en el tiempo pero de alguna manera es inevitable que nos saquen una sonrisa.

A día de hoy, y esto ya son melancolías de un cuarentón, no recuerdo una serie educativa de este nivel y nada que se le aproxime. Sirva como homenaje este humilde post para tantas horas de felicidad y diversión. Os dejo con un resumen muy personal de aquellos personajes que nos alegraban las tardes.

Barrio Sésamo y Espinete

Aquel erizo rosa de dimensiones desproporcionadas tenía un talento descomunal, aunque pareciese todo lo contrario. Con esa voz de pito que irritaría a cualquier bibliotecario, gozaba del cariño de la mayoría de los niños de la época. Era el protagonista de la serie, y hasta que no fuimos mayores, no nos dimos cuenta de que iba por la calle desnudo y se ponía el pijama para dormir.  Vivía en una caseta de color verde que no estaba adaptada para su tallaje. Sin que nadie supiera cómo, el erizo iba haciendo vida en su pequeña chabola. El personaje lo interpretaba Chelo Vivares.

Como dato curioso, quiero añadir que el disfraz de Espinete está en paradero desconocido. Durante el desamiantado de los estudios de TVE de Prado del Rey, se procedió a la demolición del edificio con varios objetos simbólicos dentro, entre ellos figuraba el traje de Espinete, que ahora reposará en algún vertedero junto con otras prendas de valor como los trajes de las azafatas del programa «un, dos, tres».

Don Pimpón

Uno de los grandes misterios de Barrio Sésamo fue averiguar qué narices era Don Pimpón. Muchos dicen que quería representar a un buho, pero en los círculos más cercanos del programa se dice que estaba basado en el actor que lo interpretaba, Alfonso Vallejo.

Su característico mono de colores, estilo tractorista, y la creencia de que era un muñeco manufacturado en lana, dejó una frase mítica para los de nuestra generación «Te mueves menos que Don Pimpón en una cama de belcro» utilizada para desafiar a aquellos que tenían la pereza por bandera y hacían gala de ello.

Don Pimpon puso de moda el sombrero de paja y fue un pionero en este sentido, además del más leal compañero en las andanzas de Espinete.

Chema el panadero

Barrio Sésamo no se entiende sin Chema el Panadero manchado de harina hasta por detrás de las orejas. El bueno de Juan Ramón Sanchez  interpretó a este simpático vecino que estaba muy orgulloso de su labor. Participaba en todos los saraos que surgían en el barrio, bien fueran bailes o discusiones.

El actor falleció a causa de un cáncer de pulmón en el año 2008.

Julian

Jose Riesgo interpretaba a este quiosquero cascarrabias de buen corazón. El hombre, que estaba ya en edad de pasear y mirar obras, aguantaba allí con su quiosco de chuches.Aunque en ocasiones hacía gala de una considerable mala uva, era más bueno que un político en campaña.

El actor falleció en el año 2002.

Ana

Ana era el alma de la fiesta. Todo el barrio quería jugar con ella y bailar sus pegadizas canciones. Esta muchacha siempre estaba alegre y no tenía nunca un mal día. Interpretada por la actriz Isabel Castro, tras realizar algún trabajo esporádico se retiró de la interpretación.

Barrio Sésamo o Sesame Street

La serie incorporaba sketches del programa estadounidense en el que se había basado su creación «Sesame Street». Con los personajes que allí aparecían, nos hemos educado los niños de varias generaciones. Recordemos algunos de ellos.

Epi y Blas

Esta pareja de caracteres completamente opuestos y con una vestimenta de extraña procedencia, incluso para ser muñecos de los años 80, hizo las delicias de todos los niños de aquella época. Mediante sus conversaciones y discrepancias muchos llegamos a entender el significado de ciertas expresiones habituales en la vida cotidiana.

Mientras que a Epi se le podría comparar al graciosete de la clase, Blas siempre permanecía más serio que el empleado de una funeraria. En lo que se refiere a sus características físicas darían para otro capítulo. Por encima, diremos que tenían la cabeza como un melón y un limón respectivamente.

La rana Gustavo, el reportero más dicharachero de Barrio Sésamo

No puedo empezar a describir a este personaje sin decir que era el reportero más dicharachero de Barrio Sésamo. Y en ese papel le conocimos todos hasta que empezó a desenvolverse en otras áreas. Los americanos nos lo quisieron vender como Kermit the frog, pero ya era demasido tarde. Este batracio se había ganado ya nuestros corazones y cuando supimos su verdadero nombre, ya era nuestra rana Gustavo.

Coco

¿Alguien sabe cuando pasó Coco a ser Super, o viceversa? La verdad es que no me he molestado en investigarlo. Si bien es cierto que Coco era el monstruo más desgarbado que salía en la serie, el hombre lo daba todo para que le entendiéramos. Era el que más se lo trabajaba de todos, no tenía rival en ese aspecto. Para el recuerdo quedarán las maratones que se metía entre pecho y espalda mientras nos explicaba que era, cerca o lejos, o arriba y abajo. Tremendas palizas, no estaba bien pagado.

Triqui, el monstruo de las galletas

Lo he dejado para el final porque es el personaje favorito de quien les escribe. Triqui era un monstruo desgarbado con los ojos como dos pelotas de pin pon decorados con aceitunas negras. TSufría una ronquera crónica y su voz podría ser la de cualquier pirata en una taberna, pero era conocido por ser un gorrón de manual con las galletas. Su actividad era aparecer en escena y zamparse las galletas como si llevara tres semanas en una isla desierta. Los niños sabíamos siempre el final cuando aparecía Triqui, pero nunca nos defraudaba.

Hoy estoy seguro de que os he recordado una parte pequeñita de vuestra infancia. Y eso me alegra el día.

Sed felices 😉

4 comentarios

  1. No conocía tu blog y ha sido un grato descubrimiento. Qué de recuerdos con todos estos grandes personajes, y que sentido del humor derrochas en este post. ¡Genial trabajo! 😃😃

  2. […] Yo no soy ese tipo de padre que suele decir aquello de «¡Qué ganas tengo de que empiecen el colegio!» ni mucho menos. No se si será porque tengo un recuerdo nefasto de aquella prisión infantil/juvenil, o porque mi amor por los libros nació fuera de las aulas, lugar en el que ni mucho menos aprendí a cogerles cariño, más bien todo lo contrario. De la época escolar solo recuerdo las ganas que tenía de que sonara aquella horrible campana para irme a ver Barrio Sésamo […]

Deja un comentario