Sentirse obligado y desobligar las obligaciones

Sentirse obligado a hacer algo. Todos hemos tenido alguna vez la sensación de haber adquirido un compromiso absurdo. Dicho de otra manera, en alguna ocasión hemos estado en un lugar y un momento inadecuado y nuestra cabeza ha pensado: ¿Qué hago aquí?

Obligaciones asumidas y obligaciones naturales

Para entender esto quiero separar dos conceptos absolutamente diferentes. Es necesario que nunca se mezclen y que cada uno vaya por su carril para no dar lugar a malos entendidos.

Por un lado están las obligaciones naturales, o mejor dicho, las que uno acepta para sí mismo sin verse forzado por ninguna razón o situación. Son aquellas que introducimos en nuestra rutina porque queremos. El cuidado de nuestros hijos, el de nuestros padres, nuestro trabajo, las labores en casa. En definitiva, las que entendemos como nuestra responsabilidad.

Por otra parte están las obligaciones asumidas. En realidad hay dos tipos. Asumidas por nosotros (obligaciones naturales) y asumidas por los demás para nosotros. Y a estas últimas les vamos a prestar más atención.

Sentirse obligado y sacrificarse por la felicidad de los demás

Este es uno de los errores más comunes que cometemos las personas a lo largo de nuestra vida. Suele darse porque no estamos haciendo el sacrificio por quién queremos, sino por un tercero o por un hecho en concreto. Algo que no reportará ningún beneficio, ni a quien hace el esfuerzo, ni a quien se quiere hacer feliz.

Siendo personas bastante consecuentes con aquello que predicamos, debemos asumir siempre los errores, aceptándolos y corrigiéndolos cuando toca, y equivocándonos de nuevo si es necesario, no son más que las cosas propias del ser humano. Eso nos lleva, o mejor dicho, nos llevará, a adquirir las obligaciones de otros sin querer.

Sentirse obligado y además, ser discreto

A mi me gusta mirar un poquito más allá de lo primario, de lo que está a la vista de todos. Lo hago porque creo que las personas siempre escondemos algo, sea bueno o malo, ese no es más que nuestro derecho legítimo a la intimidad. Nadie mostrará todas sus cartas salvo en un momento de desesperación en el que nada tenga que perder.

En cualquier caso, si me doy cuenta de que hay algo más, me suelo callar y respetarlo. Cada persona es un mundo y todos sabemos muy bien los motivos que tenemos para esconder ciertas razones o sentimientos. Cada uno es dueño de sus palabras y de sus pensamientos. Y esclavo de lo mismo.



Si te están tomando por tonto, abandona

Mucho ojo a esto. Ahí es cuando debemos actuar. Si al mirar el trasfondo de alguna situación nos damos cuenta de que quieren que asumamos una obligación que no nos corresponde, es el momento de trazar nuestro plan defensivo. Por lo menos preparado. Para esto mi madre me dijo una buena frase «Las uñas sacadas y las manos en los bolsillos». Más o menos, si no confías del todo, vete preparado.

Mi consejo es que si alguien te toma por tonto, te lo hagas. Sigue el juego, camina por el sendero más vistoso haciendo mucho ruido y compórtate, respira y habla como el tonto que eres, o el que tienes que parecer.

Solución

Asume tu papel el tiempo necesario. Hay casos que se han llegado a alargar durante años. Cada situación es diferente, pero está demostrado que siempre hay un momento cumbre en todas las relaciones. En las que te toman por idiota, también.

Es el momento de cerrar la carpeta. Justo el día que dejas de hacerte el tonto y de asumir obligaciones que no te pertenecen, o que alguien ha querido que te pertenezcan. Todo cambiará a tu antojo. Tú, dejas de hacer tu papel, y te liberas de una situación incómoda. A veces también escapas de una persona tóxica, eso es un premio mucho mayor.

Solo tienes que sentarte y disfrutar. El resultado del trabajo bien hecho te libera emocionalmente y la sensación es una gozada. Lo que suele ocurrir es bien sencillo. En el lugar donde antes había una persona tóxica, ahora habrá un ofendidito. Da igual, ese es otro tema, tú dedícate a observar con atención los maravillosos resultados de tu obra.

Sed felices 😉



Un comentario

Deja un comentario