Arroz tablonero

Desde que soy padre le he encontrado cierto gusto a cocinar. Supongo que el hecho de que lo cocinado sea para los demás y no para mi, ayuda bastante. Y es que uno siempre pretende agradar antes a los demás que a sí mismo. Porque elaborar platos para otros siempre es más bonito.

El caso es que hoy inauguro este apartado de recetas propias y espero que sea de vuestro agrado. No voy a entrometerme en recetas profesionales, solo faltaría. De hecho pido perdón desde ya a los que se dedican a la cocina y les pido críticas constructivas. Más bien quiero dar aconocer unos cuantos platos bastante personalizados y que además me obliga a darles nombre como si del mismísimo Arguiñano se tratase. Empecemos.

Arroz tablonero, la receta.

Ingredientes (4 personas)

4 tazas de arroz bomba

9 tazas de agua

2 dientes de ajo

1 cebolla pequeña

800 g de anillas de calamar

2 ramas de perejil

Aceite de oliva virgen extra

Sal

Colorante alimentario

Elaboración

  • Primero nos abrimos una lata de cerveza fresquita. Previamente la hemos metido en la nevera calculando el tiempo adecuado para que enfríe lo necesario justo antes de ponernos a cocinar. Este paso, además de ser el más importante, hay que seguirlo al pie de la letra porque de lo contrario todo lo que venga detrás no habrá valido para nada.
  • Cubrimos la base de una olla mediana con aceite de oliva virgen extra y calentamos. Mientras el aceite coge temperatura, troceamos los 2 dientes de ajo y la cebolla al gusto. Mi consejo es que el ajo se haga en pequeñas láminas, pero la cebolla puede hacerse en cuadradillo.
  • Cuando el aceite esté a una temperatura adecuada (no muy caliente), echamos el ajo troceado y la cebolla, y lo dejamos cocinar todo a la mínima potencia.
  • Pasados un par de minutos, justo cuando empieza a dorar el ajo, echamos las anillas y mezclamos todo bien. Dejamos cocinar un par de minutos y empleamos ese tiempo en trocear el perejil en pequeñas porciones.
  • Echamos el perejil pasados los 2 minutos y volvemos a mezclar todo otra vez. Cocinamos todo junto dejando evaporar la mayor parte del agua que sueltan las anillas. Mezclamos a menudo y sazonamos mínimamente.
  • Pasados unos minutos, cuando el agua de las anillas se ha evaporado casi en su totalidad, añadimos las tazas de arroz al completo y mezclamos todo con el fuego a baja potencia.
  • Pasados unos 45 segundos, añadimos el agua. Yo para esto empleo una jarra de medición, pero vale cualquiera. Las proporciones que utilizo son 2 tazas y media de agua por cada taza de arroz (aproximadamente). Viertes todo el agua de golpe y vuelves a mezclar.
  • Subimos el fuego al máximo y dejamos hervir durante 20 minutos. En ese tiempo debemos sazonar al gusto y añadir el colorante a los diez minutos del comienzo de la ebullición.
  • Debemos estar atentos al tiempo de cocción y parar el fuego a tiempo, dependiendo siempre de si el arroz nos gusta más meloso o más seco. A mi personalmente no me gusta muy seco. En la vitrocerámica aprovecharemos el calor residual para dejar la olla tapada durante los últimos minutos de cocción y poder controlar el estado final.
  • El último paso es darle el trago final a tu cerveza y servir el arroz para goce y disfrute de tus comensales.

Espero que os haya gustado y si os animáis a elaborar la receta me gustaría saber el resultado.

Buen provecho. Sed felices 😉

Un comentario

Deja un comentario