Adam Weishaupt

Tal vez el nombre de Johann Adam Weishaupt no os diga nada y quizás os de por pensar que puede ser un panadero de Berlín. Pero para sorpresa de propios, y de algún que otro extraño, este señor tiene cierto peso en el curso de la historia. En la historia más secreta, se podría decir.

Adam Weishaupt, biografía cortita

Aunque forma parte de una familia católica queda huérfano a muy corta edad y es criado por su padrino y por su abuelo. Profundo lector, cuenta la historia que en la biblioteca del colegio de Jesuitas al que asistía, devoraba los libros sin miramiento alguno. Las temáticas eran variadas.

Hay ciertos argumentos que refrendan el hecho de que Adam Weishaupt conoció en el año 1771 a un mercader danés que le metió pajaritos en la cabeza con el tema de las prácticas mágicas egipcias y otras doctrinas. Se dice que después de esto, comenzó su desprecio por la religión.

En 1772 se convertiría en Catedrático de derecho civil y un año más tarde contrajo matrimonio sin la aprobación del abuelo, al que llevó la contraria en casi todo, pues fue él quien decidió ingresarle en un colegio de Jesuitas.

Adam Weishaupt, fundador de Los Iluminados de Baviera

 https://www.buscabiografias.com/

Tras un viaje a Francia donde se granjeó ciertas amistades, decidió ingresar en la masonería. Al tiempo decidió marcharse porque a Weishaupt aquello le parecía menos emocionante que escuchar una partida de ajedrez por la radio.

La noche del 30 de abril al 1 de mayo de 1776, se reunen por primera vez los Iluminados de Baviera. Para la ocasión, ambientaron el evento con la luz de unas antorchas y como escenario eligieron un bosque en las cercanías de Ingolstadt. Todo muy secreto y misterioso, oigan.

Aunque en un principio eran cinco amiguetes montándose una película de ciencia ficción, la cosa se puso seria y crearon hasta sus propias normas. Por ejemplo, el hecho de que nadie accedía a la sociedad por deseo propio, si no que debían consentirlo los miembros fundadores.

En el siguiente quinquenio los miembros de la Orden ya se contaban por cientos. Incluyendo entre ellos a médicos, políticos, juristas, abogados y gente de todo pelaje y condición. Vamos que lo que al principio era la «peña» para las fiestas del pueblo formada por Adam y cuatro estudiantes, ahora se les había ido de las manos.

Básicamente, tal y como explicó el fundador de Los Iluminados de Baviera, el objetivo no iba más allá que librar de las ataduras religiosas a todos aquellos que lo deseasen y poder optar a una vida plena y feliz reforzando las virtudes sociales.

Disolución de la sociedad y huída

En el año 1784 las autoridades de Baviera deciden ponerle coto a las actividades de los Iluminati y sus miembros son perseguidos. Adam Weishaupt decide marcharse a Gotha (no confundir con la de Batman, que nos conocemos) y quedarse allí para escribir sus obras sobre el iluminismo.

Aunque ya se habían creado logias por diferentes paises, hubo miembros que abandonaron la Orden porque decían que Adam tenía el ego más subido que Cristiano Ronaldo en una sesión fotográfica.

En la misma ciudad fallecería a los 82 años, en 1830 y fue enterrado junto a su hijo que había muerto unos veintiocho años antes.

Deja un comentario