Los feos por dentro

Seré directo. Hablaré sin matices, sin peros, sin medias verdades. Odio a los feos por dentro. Los odio muchísimo, tanto que me escuecen los ojos cuando los detecto. Y ahí, justo ahí, los detesto.

Porque a la persona que es fea por dentro no se la ve. Son gente difícil, pero si estás atento se les intuye. Les invade la negrura, son oscuros de sentimiento y gastan humo tóxico dentro del alma.

feos-por-dentro
Imagen de Comfreak en Pixabay

Guapos por fuera, feos por dentro

Con la edad no engañan. Cuando eres joven no ves el interior de las personas. Es por esa razón que los feos por dentro pasan desapercibidos para la gente de menor edad. Suele ser la experiencia la que te avisa de un interior oscuro y la inexperiencia quien te da las lecciones necesarias para aprenderlo.

Una cara bonita no es nada cuando ya has visto muchas, al revés que un corazón atroz, que lo es todo cuando ya has visto bastantes. Solo uno es suficiente para crear las alertas necesarias y sacarte del apuro. Te habla, te dice: «ojo, está ahí, cuidado, ten mucho cuidado».

Los guapos por fuera que son feos por dentro tienen cuerpo de nevera. Mantienen el corazón siempre frío.



Ser feo por dentro o simplemente estarlo

No es lo mismo. De hecho es todo lo contrario. Hay gente que es dañina por dentro, que disfruta perjudicando, haciendo daño, notándose superior mientras el otro llora y lava sus heridas. Es despreciable, disfrutar del dolor ajeno debería estar prohibido en cualquier sitio.

Y luego los que están. Hay gente a quien las piedras del camino le golpearon en el corazón y aunque se lo peinan cada mañana les resulta muy difícil sonreír. Y es que sacarle una carcajada al corazón de los demás debería estar premiado, porque es un acto de bondad suprema para quien está feo de corazón y desea ser feliz.

Se amable, pues cada persona con la que te cruzas está librando su ardua batalla

Platón

Descontamínate

Huye de los feos por dentro. No les dejes contaminar tu alma. Son personas que oscurecen desde el interior hasta generar una sombra que te hará invisible para los demás. Cuanto más tiempo permaneces a su lado más enquistarán tu corazón.

Descontamínate si te has dado cuenta. Si l@ tuviste cerca demasiado tiempo, no te amarres al barco fantasma de su alma, siempre van a la deriva. Lánzate por la borda si ya estás dentro, tan solo la emoción de la aventura que provocarán las olas de tu vida, merecerá mucho más la pena que seguir un miserable minuto a su lado.

Para recuperarte te aconsejo un buen tratamiento lleno de amor y sonrisas. Bébete un par de besos de los que te quieren al día, durante el tiempo que te apetezca, y mantén en forma tu corazón con una dieta con alto contenido en abrazos.

Sed felices 😉



Un comentario

Deja un comentario