El Puzzle. Origen, historia y curiosidades

El puzzle es probablemente una actividad educativa que casi todos hemos intentado completar alguna vez, aunque se nos haya quedado incompleto a mitad del camino, bien sea por desidia o por aburrimiento.

El caso es que durante mucho tiempo ha formado parte de nuestra infancia, e incluso para algunos adultos es una afición irremplazable. Descubre cuál es su interesante historia.

el-puzzle
Image by Darkmoon_Art from Pixabay

Origen del puzzle

John Spilsbury, un geógrafo y grabador británico, es el inventor del puzzle. Su intención no fue otra que crear un mapa con los bordes fronterizos de los reinos serrados para que los niños aprendiesen la geografía de la época.

La idea se hizo popular entre las élites inglesas, y el bueno de John, viendo la prosperidad del negocio, comenzó a crear disecciones sobre otras zonas geográficas mundiales.

El puzzle en la historia

La popularidad de los puzzles fue en aumento de forma imparable. De hecho, desde el año 1820 se empezó a considerar como un divertido entretenimiento para adultos.

USA y Europa se convirtieron en una zona de expansión abierta para los puzzles a principios del siglo XX. Su integración en la sociedad era paulatina y constante, pero cada vez eran más los adeptos al entretenimiento del momento.

Por aquel entonces se comenzaron a fabricar las piezas con la forma actual. En su momento las figuras que componían los rompecabezas eran bastante irregulares y por lo tanto, las trabas para los participantes también se suponían  aún mayores, algo que por otra parte incrementaba el nivel de interés por el juego.

También se empezaron a fabricar piezas de cartón. El objetivo no era otro que integrar el entretenimiento en la rutina diaria de las clases menos pudientes. Al reducir los costes de fabricación, aquellos que disponían de menores medios económicos también lo pudieron disfrutar.



Algunas curiosidades

Aunque la propia historia de los puzzles está llena de curiosidades y su origen es de lo más peculiar, hay varios datos que no nos dejarán indiferentes. De hecho, el nombre que Spilsbury le dio a su invento fue «mapas diseccionados«.

Durante los años 20, en medio de una de las crisis económicas más importantes de la historia, este juego se convirtió en la estrella del momento. Era una diversión deseada por toda la familia. Un tablero y todos los miembros alrededor tratando de hacer encajar las piezas. Entretenimiento popular de lo más económico.

Aun así el coste era bastante elevado, aproximadamente de unos 5 dólares. Si contamos que el sueldo medio de un trabajador de la época era de unos 50 dólares, las cifras suenan bastante elevadas.

Entre los puzzles más difíciles de la historia podemos encontrar el «Pure Hell» (Puro infierno) de origen japonés, el 1000 colours de Clemens Habicht o la obra «Convergence» de Jackson Pollock. Su complejidad los hace diferentes a los demás y todo un reto para los aficionados a los rompecabezas.

Con más de 40.000 piezas, Guinnes World Records confirma que «Memorable Disney Moments» es el puzzle comercial más grande fabricado en todo el mundo. Aunque hay quienes lo contradicen puesto que en el año 2017 se lanzó al mercado «La vuelta al mundo» con 42.000 piezas.

En definitiva, este entretenimiento histórico que nació como un método educativo para los más pequeños, nunca dejará de sorprendernos. Espero que os haya gustado.

Sed felices 🙂



Deja un comentario